Mercurio Retrógrado transita delante del Sol en el día de la Abundancia, el Festival Akshaya Tritiya

"Lo contrario de hablar no es escuchar,
lo contrario de hablar es esperar"

 

Fran Leibowitz

 

El Dios del Sol, el Dios Hermes, se convierte en este 9 de Mayo en un Dios algo más Hindú. El tránsito de Mercurio, retrógrado, por delante del Sol que nos invita a reposar, coincide este año con el Festival Akshaya Tritiya, el Día de la Abundancia, el Día en que cada sentimiento, cada pensamiento y cada acción se multiplican.

 

Mercurio es un planeta, cuya órbita es muy veloz pero que, a veces, se ralentiza hasta incluso pararse, como ahora, y entra en fase retrógrada. Es en este momento que su tránsito por cualquier planeta de nuestra carta natal se puede hacer sentir de manera más notable. Evidentemente, el efecto de éste tránsito por delante de nuestro Sol dependerá de muchos otros aspectos de nuestra carta natal y hace que toda generalización sea estéril ya que se trata de un planeta personal y de un tránsito muy breve. Es diferente a lo que ocurre con los tránsitos de Urano, Neptuno o Plutón que duran mucho más y su ámbito de influencia está a nivel generacional y no tan particular.

 

No obstante, si miramos la Carta del día 9 de Mayo y juntamos eventos astrológicos de ambas partes del planeta tierra, oriente y occidente, podemos dar un par de claves para este día. Mercurio no viene sólo, está transitando por nuestro Sol y se encuentra ligado a un Cometa de Tierra que afecta a otros planetas, entre ellos a Júpiter, el planeta de la Abundancia.

 

 

"Los méritos de este día te garantizarán una vida próspera
en tu próximo nacimiento."

Akshaya Tritiya.

Según los hindúes, el día 9 de Mayo se abre un portal de 24 horas muy potente que nos ofrece la oportunidad de multiplicar nuestros bienes espirituales. Sus rituales son numerosos, desde adornar elefantes, vacas y caballos hasta encender una lámpara, comprar oro o regalar algo a los más necesitados. Cualquiera de estos gestos, o todos a la vez, simbolizan una reverencia a la abundancia. Así, quien da, recibe; quien regala, agradece y quien adorna, armoniza.

 

Al mismo tiempo, con Mercurio retrógrado y transitando por nuestro Sol podemos añadir hacer cualquier gesto que nos conecte con la abundancia desde el silencio, desde la reflexión interna y desde el compromiso con la espera a que todo llegue cuando tenga que llegar, en el momento propicio, en el momento que toque. Este tránsito nos invita a re-pensar, a re-posar para re-tornar y re-poner o re-llenar.

 

Este puede ser el día en que empecemos a re-plantearnos el tipo de abundancia que queremos en nuestra vida, para esperar, sin prisa y confiar, sin impaciencia en que se nos colme de todo aquello con lo que realmente soñamos. Revisar nuestros sueños en silencio, sanando todo aquello que no fue, enfocándonos en lo que sí queremos que siga siendo, podemos hallar consuelo en abundancia, para transformarnos internamente. Es un día excelente para hacer cualquier ritual dentro del hogar que renueve la energía y la positividad.

 

 

Recordad, en este día, cada palabra, cada pensamiento, cada acto serán amplificados. Es momento de mejorar nuestra consciencia sobre la prosperidad, abandonando patrones de carencia y de revitalizando nuestros sueños.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    juana Mercedes (lunes, 09 mayo 2016 04:34)

    excelente el artículo. me gustó muchísimo.
    quisiera recibir siempre sobre la astrología