Luna Llena de Virgo en Piscis, Luna de Cosecha, tiempo para medir los resultados, accionar ajustes y confiar en futuras recompensas...

Este viernes 16 de Septiembre de 2016 es Luna Llena, una luna que viene a añadir aún más intensidad a lo que va de mes. Se trata de una Luna Llena que llega con eclipse y en medio de un polvorín de fechas significativas a nivel simbólico.

 

Esta Luna Llena se conoce, en el hemisferio norte, en concreto por los nativos norteamericanos, como la luna de la cosecha, simplemente por el hecho de estar cerca del Equinoccio y comienzo del Otoño, justo cuando la tierra nos está entregando muchos de sus principales frutos.

 

El motivo por el que la energía de esta Luna podría sentirse de manera especial, no es sólo por su propio simbolismo, sino por el entorno en que se desarrolla.

 

¿Y cual es ese entorno?

El mes de Septiembre comenzó hace menos de 15 días con una Luna Nueva en eclipse con aspectos astrológicos que nos avisaban del comienzo de un tiempo nuevo de acción, para avanzar con valentía, para dejar atrás viejos patrones y orientarnos a un destino más acorde a nuestra propia naturaleza como Humanidad. Si pensamos, que sólo dos días antes Mercurio entraba en su fase retrógrada, para invitarnos a una reflexión interna mayor, el simbolismo se refuerza. Tocaba empezar a revisar, al detalle, este momento de cosecha, para analizar qué resultados estamos obteniendo y hasta qué punto estaban en sintonía con nuestra siembra de primavera, con nuestros esfuerzos, con nuestros valores y con nuestro objetivo principal de vida.

 

Pocos días después, llegábamos al viernes que, numerológicamente, representaba el día 9 del mes 9 del año 9 (2+0+1+6=9). El viernes en que Júpiter hacia su entrada en el signo de Libra, dando paso, a través del portal 9-9-9 a un tiempo diferente. En este momento se anunciaba la llegada de un tiempo de abundancia y expansión más orientado a la armonía y al equilibrio en nuestras relaciones. Pero Júpiter, que tiene fama de bonachón y bondadoso, tiene también el papel de exagerar y distorsionar para que nos hagamos cargo de los ajustes necesarios para llegar a un mayor equilibrio. Es como esa goma que se estira y se estira, hasta que lo hace demasiado y se rompe o se suelta, volviendo a su estado inicial con violencia. ¿Sabremos parar antes de sobrepasar el límite? ¿Sabremos cuando mucho es abundancia equilibrada y cuando demasiado es injusto desequilibrio?

 

Ahora mismo los principales analistas financieros están de acuerdo en que existe una burbuja de deuda en los mercados que puede estallar en cualquier momento y que traería cambios importantes para todos nosotros. Si Júpiter decide exponer lo que es demasiado injusto por exagerado, podríamos asistir al estallido de esta burbuja en algún momento de los próximos 12 meses.

 

Así, este movimiento del viernes 9-9-9 ocurría sobre todo lo anterior, sin dejar de impulsarnos en la tarea de soltar atrás para avanzar hacia delante, en estos días, con más energía para ajustar falsas expectativas y para construir con más sentido social y aspiracional, para todos. Con más ética, con mejores vistas hacia un mundo y un futuro mejores. Ya sólo con esto es probable que hayais sentido cierto cansancio y que estéis con la sensación de que apenas terminadas las vacaciones, estabais a punto de necesitar las siguientes. Unas vacaciones de verano, que por otro lado, no han dado tregua porque, también han sido moviditas, dejando atrás la idea de que el verano solía ser un tiempo en que no pasaba nada.

 

Y así, zancada tras zancada, llegamos al 16 de Septiembre, una Luna Llena que nos agitará por dentro para decirnos ahora sí, ahora no, esto sí, esto no y que nos propondrá mas retos, si cabe, para brindarnos la posibilidad de cumplir el deseo de alcanzar un mayor equilibrio y armonía, eso sí, una vez aceptado y transmutado el caos.

 

Será, para algunos, una luna mas servicial, emotiva y sensible que de costumbre. Lo que hace que sintamos lo nuestro y lo de todos y eso a veces es una carga extra, porque no sabemos porque nos sentimos tan pesados, tan tocados y aunque busquemos dentro, también será bueno, levantar la cabeza y reconocer la influencia de nuestro entorno. No es valiente ni responsable echar la culpa siempre a los demás, pero tampoco es justo y necesario no reconocer que todo el peso no es nuestro y que hay cruces que llevamos a cuestas como colectivo. De ahí la expresión "cuando llueve, llueve para todos". Yo te invito a que te mojes a que no saques el paraguas, el agua limpia y sana, el agua purifica. Y es seguro que en estos tiempos que se abren lloverá en abundancia para todos.

 

Esta es también una Luna Llena que viene en eclipse, penumbralmente velada por la Tierra, Luna Llena a medias, Luna Llena de si pero no, medio a oscuras, medio a medias. Para que prestemos mucha más atención a luz que a la sombra, para que esta vez lo práctico, lo terrenal, lo consciente, lo que vemos y lo que tocamos nos guíe. Es como si ahora mismo lo más significativo fuera aquello que vemos como resultado real de nuestras acciones y de nuestra forma de actuar en el mundo. Es momento de más realismo, de más practicidad, de más consciencia, sobre todo en la forma en que nos relacionamos con nosotros mismo, con los demás y con el lugar que nos rodea. Tiempo habrá de seguir soñando.

Finalmente, esta luna llena, dejará paso, en menos de 7 días, al Equinoccio de Otoño, para dejarnos claro, que este mes, aquí y ahora, cada día, cada minuto que estamos viviendo, es de vital importancia. Es posible que cuando reflexiones sobre todo esto, sientas incluso, que el esfuerzo está siendo excesivo para aquello que te mereces. Entra dentro de lo previsible, ya que en el ciclo de un año el resultado toca ahora, pero en un ciclo superior, el esfuerzo aún no ha cristalizado.

 

En breve espero compartir con vosotros un ritual para este día, mientras tanto, meditad y respirad todo lo que podáis y sepáis, para que no perdamos ese centro que un día conquistamos para recargarnos y recargar todo nuestro entorno, con la luz de Júpiter, con su fe, con su ilusión y con su optimismo, ¡¡¡el mundo lo necesita!!!

 

Confía en que aquello que aún no se ha manifestado es porque necesita más tiempo y espacio para concretarse, confía. Y si lo ves necesario, ajusta, retoca, modifica. La energía es ahora más flexible, más maleable. El timón sigue en tus manos, la dirección la marcas tu, ahora más que nunca, con cada decisión, con cada latido de tu corazón. No dejes que lo que sí está dando resultado en tu proceso quede empañado por la confusión.

Escribir comentario

Comentarios: 0