· 

Luna Llena de Libra, Luna de la Cosecha, 5 de Octubre 2017

Es difícil mirar el mapa de los astros de estos días y no darse cuenta de la relación tan estrecha con lo que está pasando a nuestro alrededor, sobre todo escribiendo desde España, a la luz de los últimos acontecimientos. Es difícil también no encontrar los paralelismos entre el reto social y político que se está planteando en distintos lugares del mundo y lo que puede estar pasando en cada uno de nuestros pequeños mundos particulares.

 

Los astros del cielo muestran alta tensión a nivel astrológico en este día de luna llena e incluso los aspectos que se muestran más amistosos nos invitan a reformulaciones importantes. En vísperas, además, de la entrada de Júpiter en el signo de Escorpio, el 10 de Octubre, una combinación que es posible que antes de ofrecernos la regeneración de la que somos capaces se dedique a esparcir nuestro lado más oscuro.

La tensión astrológica es importante, estamos liberando miedos y frustraciones a nivel colectivo en un escenario donde la fuerza, la agresividad y la violencia pueden exceder cualquier límite con amenaza a nuestras relaciones. Puede que nos de susto ver, de repente, tanta indecisión, tanta confusión, tanta manipulación y que nos entre el pánico. O puede que nos resistamos al cambio que se nos plantea ante la expresión de cierto fanatismo y radicalismo cuando lo emocional toma el control de nuestras expresiones.

 

Pero esta es la realidad que ahora mismo se nos está presentando, con toda su crudeza y frialdad. Parece que no hay entendimiento. La dualidad que generamos existe y es tal cual es. La violencia se intensifica. Las rupturas en cualquier tipo de relación acechan por una exageración en la necesidad de libertad. ¡Sí, somos vulnerables! Y cuando las emociones se expresan con toda su crudeza generan confusión e indecisión.

 

Así que cabe preguntarse... ¿y todo esto para qué? En mi opinión podríamos estar generando todo esto para liberar lo peor de nosotros mismos y poderlo así enfrentar y trascender. Para empezar a darle valor al poder de negociar y de reconciliarse aceptando lo opuesto, lo contrario, lo diferente, complementando lo que somos con lo que nos falta. Para incorporar nuevos ideales y dar forma al cambio que nos lleve a materializar los sueños que realmente queremos. Pero... ¿sabemos lo que realmente queremos?  Esa es la cuestión. Deseamos que nuestros sueños se hagan realidad y le ponemos "fe" pero la fe en lo que no es verdad nos lleva a cosechar aquello que no es del todo lo que habíamos deseado. Porque falta "verdad" y poder mover así la fuerza de voluntad de forma mucho más realista.

 

Esta es la luna llena de la cosecha porque es una luna que está más visible en el firmamento y por tanto alarga las horas de luz para que se pueda trabajar más tiempo en el campo. Y lo que cosechamos es el fruto de lo que sembramos. Y así, es el momento de utilizar este plus de visibilidad para poder darnos cuenta de si el fruto que está en nuestro árbol tiene la forma, el color y el sabor de lo que esperábamos. Si lo es podemos decir que hay sueños que se han materializado. Si no lo es debemos aceptar, con amor, que el resultado es el que es y que es el resultado de lo que hemos generado. Y podremos hacer así un esfuerzo de creatividad para dar el siguiente paso y mejorar para la siguiente temporada. Pero mientras tanto sólo nos queda el poder del amor, el poder de aceptar y recibir lo que la tierra junto a nuestro esfuerzo nos ha dado, porque con ello, queramos o no, deberemos pasar el resto del invierno.

 

Esta es una luna que pone a prueba nuestras relaciones, no sólo las de los distintos países o regiones o estados, sino también las relaciones personales. Y nos reta a todos a plantearnos, en serio y de manera realista, qué es aquello que de verdad deseamos, para establecer un plan y la estrategia para lograrlo. Pero lograrlo de manera consensuada, no en vano es el final de Júpiter el Libra. Lograrlo después de negociarlo, entre todos y para todos. De manera suave, equilibrada y mucho más sosegada. Pero el sistema es perverso y al poder del amor ha decidido llamarlo "buenismo" para desprestigiar a quienes creen, defienden y ponen el alma en una forma mucho más humana, solidaria y consciente de crear nuestra realidad. En todos está no rendirnos ante la manipulación y el chantaje venga de donde venga. En todos está amar lo que somos y lo que generamos. En todos está atrevernos a expresar nuestra verdad, con contenido y con-sentido. Bien sea con crudeza o con bondad. Ambos dos nos necesitamos. Ambos dos nos complementamos.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Subscribe to our mailing list

Comentarios: 1
  • #1

    Ige (sábado, 21 octubre 2017 14:58)

    No exagero diciendo que Itziar es súper inteligente y tiene un nivel de conocimientos increíble. Es muy potente