· 

Luna Llena de Sagitario, la única Super Luna de 2017, el 3 de Diciembre

La Luna Llena del 3 de Diciembre será la Luna más cercana a la Tierra de todo el 2017, la que más brille y la que parezca más grande todas. Sin embargo, aunque es la única Super Luna Llena del año es la primera de tres consecutivas, siendo las dos siguientes en Enero, ¡¡¡en el mismo mes!!! Así que nos toca prepararnos para un posible choque de eventos y energías que se muevan en Diciembre y que se construirán entre lo que nos empuje y lo que nos frene, como si fuera una pequeña coctelera. 

A esta Luna se la conoce, en el hemisferio norte, como la luna del frío y de las noches largas, por los nativos americanos, por ser la que nos enfrenta con el comienzo del invierno y con la cercanía del Solsticio de Invierno, el 21 de Diciembre, día que coincidirá con la entrada de Saturno en el signo de Capricornio, su signo, abriendo un nuevo ciclo hasta Marzo de 2020, un año en el que se sucederán eventos astrológicos muy significativos. Se trata de aquel año que se veía en el horizonte lejano con la llegada del 2012 y que puede suponer un punto de inflexión en nuestro camino hasta el 2050.

 

Pero me centraré, primero en este 3 de Diciembre y en esta Luna que viene acompañada aspectos bastante tensos, dosis extremas de realismo y de un Mercurio que se vuelve retrógrado, hasta el 23 de Diciembre. Así, tras la activación de Neptuno directo el pasado 23 de Noviembre en que volvemos a ver las cosas tal y como son, con la cercanía de la entrada de Saturno en Capricornio que nos va a enfrentar a formas más reales y responsables de actuar, se une este 3 de Diciembre un Mercurio retrógrado que nos obliga a la introversión, en medio y final de Sagitario, un período en el que normalmente este signo nos impulsa a llegar más allá de nuestras propias posibilidades entre algarabía y fuegos artificiales. Esta vez no parece que será así. Más bien todo indica y refuerza notablemente la idea de que para pasar a través de la adversidad y las profundidades debemos hacerlo, esta vez, sin tanto bombo y platillo, más en silencio, más en cámara lenta, más recogidos en nosotros mismos.

 

Es posible que nos enfrentemos a un momento de posibles imprevistos y sorpresas varias como consecuencia de que la realidad real que subyacía bajo el manto de la tierra surge de pronto a la superficie porque no espera ser sepultada por la nieve y el hielo del invierno. Esta vez no tiene previsto quedarse ahí a hibernar. Más bien pretende ser vista y enfrentada, escuchada y atendida, recibida y honrada. Es momento de olvidar el pasado y aceptar lo que es ahora. De tener en cuenta que no hace falta ni sufrir ni luchar por amor y que la frustración no es tal cuando entendemos que lo que no es, es porque no toca que sea, al menos por ahora. No es momento de tener miedo a avanzar. No es momento de coger por la fuerza. Quien no lo vea podría experimentar gran conflicto.

 

Es más bien momento de fluir, de dejarse llevar, mientras de manera valiente y aguerrida nos anclamos a la realidad verdadera, intuyendo que lo nuevo debe basarse en formas de movernos por el mundo más responsables y más comprometidas, más dignas y más respetables, mas auténticas y más sabias. Es momento de centrar toda nuestra energía en atravesar lo que sea que nos toque superar. Y se acerca el momento de seguir paso a paso, de construir ladrillo a ladrillo y de confiar latido a latido. Quien sí lo vea podría sentir que logra comunicarse de manera clara, no sólo desde la mente sino también desde el corazón, logrando expandir la luz hacia su interior.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Subscribe to our mailing list

Comentarios: 1
  • #1

    Ige (sábado, 21 octubre 2017 14:58)

    No exagero diciendo que Itziar es súper inteligente y tiene un nivel de conocimientos increíble. Es muy potente