· 

Solsticio de Invierno el 21 y Luna Llena el 22 de Diciembre, cerrando el 2018.

El año que termina, 2018, no ha decepcionado en su anuncio de traer cambios y retos para todos. Y no lo hace, ni siquiera a falta de muy pocos dias para el final, ya que este cierre de año está siendo realmente intenso y potente, un final en el se unen el Solsticio de Invierno el día 21 de Diciembre a las 22:11 hora GMT y la Luna Llena de Capricornio en Cáncer el 22 de Diciembre a las 17:47 hora GMT. Ambos dos, Solsticio y Luna Llena ocurren a muy pocas horas de diferencia, casi al unísono, para juntarse en este baile apasionado y magnético en el que será imposible ignorar lo que aún haya quedado oculto y tapado en nuestra manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás. El logro de nuestras metas, nuestra capacidad de ir a por ellas, el carisma personal y la forma en que nos unimos con otros para llegar a un objetivo común deben de derribar los últimos patrones antiguos, bajando la bandera vieja para poder izar la nueva.

 

Se cierra el 2018, un año que algunos recordaremos por todo lo que nos ha tocado enfrentar. Cuando aún no habíamos terminado de encarar un par de retos simultáneos nos surgían unos cuantos más. Es probable que las despedidas hayan sido múltiples, tanto de personas, como de sentimientos, ideas o proyectos, para hacer más sitio a lo que está por llegar y que ha podido ya asomar por algún riconcito. El 2018 ha sido un año 11, una año maestro, un año que ha venido a enseñarnos a construir un lugar más seguro en nuestro interior para entrenarnos, de cara a la próxima etapa, donde la seguridad emocional y personal empiezan a comer terreno a la ilusión de la seguridad material. Estamos al final de un año muy intenso, rodeados de experiencias en Diciembre muy intensas, que nos están llevando a desvelar un nuevo sentido a todo lo que queremos y valoramos.

 

Y así, ahora mismo estamos terminando de navegar rumbo al 2019 donde seremos capaces de seguir creando lo nuevo que esta por venir. Todas las claves astrológicas, a partir de hoy, apuntan a una concentración de energías para desplegar la nueva bandera del poder del amor lejos de patrones antiguos de poder externo, control y posesividad o pasión extrema. Nos vamos a sentir más en sintonía de resucitar a nuevos valores que tienen que ver con alcanzar nuestras metas en equipo, colaborando con otros seres afines, lejos de vampiros de energía, lo más cerca posible de la luz.

 

Es importante detectar que somos capaces de mostrarnos mucho más asertivos y mucho más comprometidos con nuestro propio destino de lo que nos mostrábamos al comienzo de año para reconocer todo aquello que hemos logrado anclar y asentar en estos doce meses de pruebas constantes. Es verdad que aún siguen apareciendo miedos, como si debajo de cada tapa que destapamos aún quedara tanto fango que es difícil asentar cimientos de nada. Pero todo esto sigue siendo necesario para seguir superando nuestras propias limitaciones, seguir evolucionando y poder ver que ahora estamos mucho más receptivos al amor, que estamos dispuestos a revisar todo aquello que defendemos para suavizarlo y acompasarlo a los demás. No queremos llegar solos a puerto, de hecho no podríamos, no funcionaría y por eso debemos aflojar un poco la cuerda.

 

En definitiva, ahora es un buen momento, entre toda esta confusión social, política y económica para establecer nuevos valores que den un nuevo sentido a nuestras relaciones, esforzándonos en hacernos entender, diseñando nuevos sueños y compartiendo para reformar y regenerar todo lo que ahora mismo no se ajusta a nuestra visión de un mundo mejor. A nivel colectivo nos estamos preparando para un nuevo equilibrio de poderes, para una nueva definición de casa, hogar, país o región, en definitiva, para redefinir límites y fronteras y dibujar un nuevo ideal de pertenencia. Aunque mientras dibujamos es posible que aún estemos confusos y nos cueste plasmar el primer boceto.

 

Y a nivel personal, el solsticio de invierno y la Luna Llena en Cáncer se alían para darnos la dosis necesaria de pasión y poder revelar que somos capaces de querernos mucho mejor a nosotros mismos, que somos capaces de ser mejores madres de nuestros propósitos personales, acompañándonos y cuidándonos al máximo en este proceso de cambio abrumador, que somos capaces de avanzar aunando cuerpo, mente y emoción y que nos mantenemos firmes y constantes en el camino hacia el futuro que está a la vuelta de cada esquina. Cada uno tenemos la posibilidad de participar en proyectos en grupo sin dejar de reclamar nuestro poder personal e individual ya que cada tribu tiene un jefe sin dejar de ser tribu y tener el poder colectivo.

 

Es probable que a día de hoy, muchos más seres que a comienzos de año, tengamos claro que estamos construyendo una nueva identidad, tanto personal como colectiva, ya que no ha diferencia posible, y que estamos inmersos en un cambio de rumbo significativo a nivel histórico hacia el puerto en el que sólo atracarán los barcos que lleven la bandera de la autenticidad.

 

Aquí y ahora, de momento, gracias a todxs los que me habéis acompañado cada luna llena y que , sin saberlo, me habéis inspirado cada palabra, apareciendo en mis sueños por sorpresa, gracias. En estos días toca descansar y reposar que 2019 comienza dinámico y potente para seguir dándonos sustos importantes, pero esta vez, con algo más de claridad en cuanto a todo lo que, juntos, vamos a crear de concreto y definitivo. Reponer fuerzas con cualquier ritual de honrar el espacio de "no hacer, tan sólo ser" es lo que recomiendo para hoy y los días consecutivos.

 

¡¡¡¡Feliz Nacimiento de la Luz, Feliz!!!!

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Diego (viernes, 21 diciembre 2018 17:52)

    Gracias Itxiar

  • #2

    Núria (viernes, 21 diciembre 2018 19:11)

    Es un gusto leerte siempre ¡Gracias por tu acompañamiento! Feliz nacimiento de la Luz.

  • #3

    Marta V (domingo, 23 diciembre 2018 14:30)

    Gracias por estar siempre acompañándonos con tu luz❤️

Subscribe to our mailing list

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Paty Alva (jueves, 15 febrero 2018 07:52)

    lei tu articulo de "El ADN transmite la memoria de nuestros antepasados, nuevo estudio científico", me parecio bastante intersante lo que planteas, y mas por que lo cerraste haciendo referencia a la herencia de Adan y Eva, cuando minutos antes estaba haciendo algunas analogias precisamente respecto al origen de la vida biblicamente, y tambien se me ocurrio ese planteamiento, si finalmente existieron por tanto todos tambien somos hijos de Cain y cargamos con su legado desde epocas milenarias es decir somos hijos del pecado. estaba investigando respecto a la informacion genetica que se pasa de generacion en generacion, y me hice la pregunta a cuantas generaciones se les transmite la informacion genetica? y si todos tenemos esa oportunidad de heredar, aprender, trascender y evolucionar, entonces algunos de nuestros antepasados lo hicieron, y por tanto el Gen muto a algo diferente y esa información se registro también para nosotros??

  • #2

    Itziar (jueves, 15 febrero 2018 20:10)

    Hola Paty, interesantes las preguntas que planteas. Hasta ahora no hay estudios científicos sobre eso pero yo diría que, efectivamente, lo superado por nuestros antepasados lo heredamos ya mutado. Y también diría que todo se podría transmitir hasta el infinito, porqué no? Para los que estéis interesados el articulo del ADN está en este enlace: www.elblogalternativo.com/2014/12/22/el-adn-y-nuestra-herencia-genetica/