· 

Feliz Solsticio, feliz Navidad y feliz 2020

Feliz Solsticio, Feliz Navidad, Feliz 2020

 

Júpiter entra en Capricornio, Saturno se despide de Plutón, celebramos el Solsticio, la Navidad y recibimos al 2020 con dos eclipses, uno de cierre y otro de partida, un cierre-comienzo de año plagado de acontecimientos astrológicos.

 

Como ya anuncié en el artículo del Equinoccio, en el número 2 de la revista, el presente capítulo del Juego de Tronos astrológico se presenta apasionante. A nivel técnico el resumen de los movimientos importantes es el siguiente: el 2 de Diciembre Júpiter entró en Capricornio; entre diciembre y enero Quirón y Urano se vuelven directos con lo cual no tenemos más planetas retrógrados hasta Febrero; el 22 de Diciembre el Sol entra en Capricornio marcando el Solsticio y el 26 de Diciembre y 10 de Enero tendremos dos Eclipses, uno de Sol y otro de Luna, respectivamente. Pero esto es sólo el atrezzo ya que lo más importante es que se intensifica la gran conjunción Júpiter-Saturno-Plutón en Capricornio que marcará, a partir de ahora y hasta los próximos doce meses, el final de tres ciclos muy importantes. El primer ciclo que introducimos en este número es de Saturno-Plutón que se sentirá durante todo el 2020 aunque habrá concluido el 12 de Enero. Cerrará así una fase que se inició en 1982, hace 38 años, para abrir una nueva que durará hasta 2054.

 

A nivel simbólico las claves principales van a girar en torno a la idea de que algo vital se cierra y algo nuevo se va desplegando poco a poco. Lo primero a tener en cuenta es que 2019 ha sido un año muy creativo lleno de posibilidades. Pasadas las pruebas de 2018 despertábamos a explorar nuevas posibilidades en diferentes campos. Así es probable que este año hayamos emprendido más, viajado más y que hayamos ampliado nuestros horizontes en algún aspecto de nuestra vida. Ahora, se inicia un periodo de un año en el que se va a medir nuestra vinculación real con estas posibilidades que se nos han desplegado. Se inicia el momento de concretar y de materializar un mayor nivel de compromiso con aquello que hemos iniciado en 2019. Así, es probable que algunas cuestiones continúen y otras no. Toca materializar y alcanzar metas concretas, realistas y en línea con nuestro propósito vital y eso implica abarcar lo justo.

 

Lo segundo es que vamos a tener que pasar algunas pruebas más en el cierre de ciclo. El 2020 puede presentarse como una verdadera montaña rusa si los cierres de varios de ellos se superponen. El 2020 será un año 4, un año de una energía muy ligada a la energía de Capricornio, una energía que viviremos de manera intensa en estos tiempos. A nivel global no descarto que se produzcan más caídas de estructuras económicas, sociales o políticas. A nivel personal es probable que nos veamos enfrentándonos a situaciones duras pero que son la realidad, o al menos, la parte de realidad que nos toca enfrentar. Es cierto que el miedo al cambio puede despertar oleadas de conservadurismo pero el camino en el que estamos prima, sobre todo, la verdad, la honestidad y la tolerancia. Así, todo lo que no esté alineado con estos valores corre el peligro de quedar al descubierto y en evidencia.

 

Pero antes de que todo esto llegue os invito a celebrar el Solsticio que vuelve a introducirnos en un cambio de energía. Esta vez, el 22 de Diciembre la duración de la noche y el día invierten su proceso. En el Hemisferio Norte la luz vence en esta pequeña batalla anual y los días comienzan a crecer, por eso a los pocos días se celebra la Navidad que no es otra cosa que la celebración del nacimiento de la Luz. Como este nacimiento es lento y progresivo aún queda tiempo para que el Sol recupere altura y regrese el calor. Antes debemos pasar por el Invierno, esa época en que se paralizan las trabajos del campo porque la Tierra se prepara para la próxima primavera, la época en que se sembrarán las nuevas semillas. Se inicia una fase de "muerte" aparente de la Naturaleza pero que se corresponde a la plenitud espiritual ya que es cuando todas las fuerzas y energías se recogen al interior para que resurjan, más adelante, purificadas. Es por ello que Capricornio es un signo que se edifica en un primer movimiento de retirada en sí mismo y de concentración para refugiarse en sus profundidades. Desde ahí puede iniciar una lenta subida, desde las fuerzas escondidas en el interior, fuerzas ignoradas por el ser, que nos permiten afirmar nuestro valor, asegurándonos el pleno dominio de nosotros mismos.

 

En Diciembre, hay momentos en que la mitad de los planetas están en el signo de Capricornio. Durante todo 2020 esta energía es prominente. Es por ello que yo presiento un año en que nos sentiremos más conectadxs con la simplicidad, la sobriedad, la austeridad y la discreción. Sentiremos momentos de necesidad de soledad y silencio. Es probable que las circunstancias nos forjen en el paciente entrenamiento de la voluntad para afirmar nuestro dominio sobre el instinto y la impulsividad. Se acciona la palanca de lo práctico, de la seriedad, de lo estrictamente necesario, de querer hacer y de conquistar metas bien estructuradas, duraderas y sobrias.

 

En el Hemisferio Sur el proceso es el inverso, los días se acortan y la estación que se inicia es el verano. De manera magistral la Naturaleza nos recuerda que la realidad es dual y no única y que el movimiento que se inicia en un polo acciona el opuesto complementario en el otro. Tan cierto como que la energía de Capricornio es un eje que también involucra la energía de Cáncer que igualmente está ligada a los temas de poder. Por eso, a nivel internacional se inicia un proceso de batallas y peleas a todos los niveles tal y como estamos viendo que ya ocurre en el mundo de Internet y a nivel comercial. Ahora las guerras son de otra táctica más interna, más cuidada, mucho más estratégica. Y en ello estamos. La guerra comercial de E.E.U.U. con Europa y China y las continuas denuncias de fraude electoral o las verdades desveladas por filtraciones de Internet son el marco en que se van a seguir desarrollando las relaciones internacionales. El poder está en entredicho y tanto políticos como líderes económicos estarán ocupados tratando de acomodarse. Porque enfrente están los Millennials que se han dado cuenta que tienen voz y que juntos pueden expresarse con fuerza. Quizás, para ellos, que el poder económico sea la nueva religión, la nueva fuerza política, no es algo que deba sostenerse en el tiempo. Por otro lado se alza una nueva oleada de conservadurismo que equilibra este intento de ver cómo podemos preservar la tradición que es sana para el sistema, al tiempo que demolemos aquello que ya no sirve, para crear un espacio amplio que permita le nacimiento de lo nuevo.

 

“En medio del invierno descubrí
un verano invencible en mi”
Albert Camus

 

Y tras el Solsticio, el invierno-verano nos prepara dos Eclipses que podrían accionar acontecimientos sorpresa tanto a nivel personal como colectivo. Anota el 26 de Diciembre como como la mejor fecha para empezar a diseñar tus objetivos de 2020. Este año el inicio se adelanta un poco y puede que ya en estos momentos empieces a tener muy claro qué deseas alcanzar a lo largo del próximo año. Y anota el 10 de Enero, una fecha en la que quizás, llegues a alguna conclusión en lo personal, en la que se produzca el fruto de aquello que viene gestándose desde hace un tiempo. A pesar de la dureza o la seriedad con la que se presenta el año 2020 los logros pueden ser significativos ya que es el año en que se podrá ver que el trabajo con estructura y disciplina siempre se ve recompensado. Y un tiempo en que el tiempo juega a tu favor. El resultado final va a depender mucho de cómo hayas planteado tus pruebas de los últimos años pero merece la pena intentarlo porque los frutos pueden ser considerablemente positivos. La batalla contra el “ejército de los caminantes blancos” está siendo intensa, dejarán algunas estructuras por los suelos y tendremos que reconstruir, quizás por eso este año 2020 la energía constructora de Capricornio se intensifica tanto, para que empecemos a construir lo nuevo de cara a los próximos 30 o 40 años. Y para que lo hagamos sobre una base mucho más sólida. Hay energías que vienen a recordarnos que ¡podemos lograrlo!

 

Feliz Solsticio, Feliz Navidad y Feliz 2020.

 

Gracias a todxs lxs que, un año más, me seguís en mi evolución como Coach y Astróloga, en este camino en el que disfruto de desengranar claves que nos pueden llevar a entender mejor el día a día en el que nos movemos. ¡¡¡¡Espero seguir contando con tu apoyo!!!!

Escribir comentario

Comentarios: 0

Subscribe to our mailing list

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Paty Alva (jueves, 15 febrero 2018 07:52)

    lei tu articulo de "El ADN transmite la memoria de nuestros antepasados, nuevo estudio científico", me parecio bastante intersante lo que planteas, y mas por que lo cerraste haciendo referencia a la herencia de Adan y Eva, cuando minutos antes estaba haciendo algunas analogias precisamente respecto al origen de la vida biblicamente, y tambien se me ocurrio ese planteamiento, si finalmente existieron por tanto todos tambien somos hijos de Cain y cargamos con su legado desde epocas milenarias es decir somos hijos del pecado. estaba investigando respecto a la informacion genetica que se pasa de generacion en generacion, y me hice la pregunta a cuantas generaciones se les transmite la informacion genetica? y si todos tenemos esa oportunidad de heredar, aprender, trascender y evolucionar, entonces algunos de nuestros antepasados lo hicieron, y por tanto el Gen muto a algo diferente y esa información se registro también para nosotros??

  • #2

    Itziar (jueves, 15 febrero 2018 20:10)

    Hola Paty, interesantes las preguntas que planteas. Hasta ahora no hay estudios científicos sobre eso pero yo diría que, efectivamente, lo superado por nuestros antepasados lo heredamos ya mutado. Y también diría que todo se podría transmitir hasta el infinito, porqué no? Para los que estéis interesados el articulo del ADN está en este enlace: www.elblogalternativo.com/2014/12/22/el-adn-y-nuestra-herencia-genetica/